domingo, 17 de julio de 2011


Miércoles, julio 6th, 2011 | Posted by Pueblo y Sociedad Noticias
La Sociedad y el uso de Balance Scorecard

by JJ Vico
Resumen
Una buena gerencia no puede ignorar lo que representa el hacer uso del Balance Scorecard (BSC) o el Sistema balanceado de Indicadores (SBI).
sabido, que los antecedentes teóricos sobre los que se desarrolla el BSC o SBI partieron del concepto administrativo, de la teoría general de sistemas y de la cibernética, y se ha de entender lo que es el enfoque sistémico de la organización, como una función vital para todo el sistema, analizando brevemente el control de gestión como entrada al mundo del Balance de Indicadores.
Nos recuerda degerencia.com, que lo que uno hace, es lo que conseguirá. Así, si una medición únicamente del ejercicio financiero, sólo obtendrá un buen desempeño financiero. Si por el contrario amplía su visión, e incluye medidas desde otras perspectivas, entonces tendrá la posibilidad de alcanzar objetivos que van más allá del financiero.
Esta es la idea fundamental del artículo que en 1992 Robert Kaplan y David Norton escribieran en Harvard Business Review, titulado “The Balanced Scorecard – Measures that Drive Performance” (El Balanced Scorecard – Mediciones que llevan a Resultados).
Generalidades,, antecedentes, consideraciones y anotaciones básicas
Nos indica la fuente señalada, que la traducción de Balanced Scorecard en español, literalmente, sería “Hoja de resultados equilibrada”. Sin embargo, se le ha conocido por muchos nombres diferentes, entre los que destacan “Tablero de Comando” y “Cuadro de Mando Integral”. Muchos prefieren mantener el nombre en inglés.
El proceso de crear un “Balanced Scorecard” incluye la determinación de 1 .- Objetivos que se quieren alcanzar, 2 .- Medidas o parámetros observables, que midan el progreso hacia el alcance de los objetivos, 3. – Metas, o el valor específico de la medición que queremos alcanzar y 4 .- Iniciativas, proyectos o programas que se iniciarán para lograr alcanzar estos objetivos.
sabe que, el Balanced Scorecard, se define como una herramienta que permite traducir la Visión de la Organización, expresada a través de su estrategia, en términos y objetivos específicos para su difusión a todos los niveles, estableciendo un sistema de medición del logro de estos objetivos. Es conocido internacionalmente como el Balanced Scorecard, aunque en español se le denomina con diversos vocablos: Tablero de Mando, Tablero de Mando, Cuadro de Mando, Cuadro de Mando Integral y Sistema balanceado de Indicadores.
Las discusiones del grupo condujeron a una expansión del Cuadro de Mando, hasta llegar a lo que se conoce actualmente como un “Cuadro de Mando Integral” (Balanced Scorecard), organizado en torno a cuatro perspectivas muy precisas: la financiera, la del cliente, de procesos la internos, y la de innovación y formación. El nombre reflejaba el equilibrio entre objetivos a corto y largo plazo, entre medidas financieras y no financieras, entre indicadores provisionales e históricos, y entre perspectivas de actuación externas e internas.
El concepto del Cuadro de Mando deriva del concepto denominado “Tableau de Bord” en Francia, que traducido de manera literal, vendría a significar algo así como: Tablero de Mando o Cuadro de Instrumentos.
Varios participantes del estudio experimentaron construyendo prototipos de Cuadros de Mando Integrales (CMI) en instalaciones piloto de sus empresas. Después informaron al grupo de estudio sobre la aceptación, las barreras y las oportunidades del CMI. La conclusión del estudio, en 1990 estructuro los principios básicos que se tienen actualmente sobre el CMI.
Se nos agrega, que El Sistema balanceado de Indicadores proporciona a los directivos del equipo de instrumentos que necesitan para navegar hacia el éxito competitivo futuro. Hoy en día, las organizaciones, están compitiendo en entornos complejos y, por tanto, es vital que tengan una exacta comprensión de sus objetivos y los métodos a utilizar para alcanzarlos. El Sistema balanceado de Indicadores traduce la estrategia y la misión de una organización en un amplio conjunto de medidas de la actuación, que proporcionan la estructura necesaria para un sistema de gestión y medición estratégica. También sigue siendo enfático en la consecución de objetivos financieros, e incluye los inductores de actuación de estos objetivos financieros. Medida además, la actuación de la organización desde cuatro perspectivas equilibradas: Las Finanzas, los clientes, los procesos internos y la formación y crecimiento. El Sistema balanceado de indicadores permite que las empresas puedan seguir la pista de los resultados financieros, al tiempo que observan los progresos en la formación de aptitudes y la adquisición de los bienes intangibles que necesitan para un crecimiento futuro.
Muchas empresas ya disponían de sistemas de medida de actuación convencional, que se centraban únicamente en controlar, seguir y mejorar los indicadores de costes y calidad y los basados ​​en la duración de los procesos de negocio existentes.
La intensa competencia global exige que las empresas mejoren continuamente sus sistemas, procedimientos, personal y sus capacidades para entregar valor a sus clientes y accionistas. Aunque algunas empresas ya se encuentran utilizando una mezcla de medidas financieras y no financieras, incluso en revisiones de alta dirección y para comunicar con el directorio administrativo. Especialmente en los últimos años, el enfoque renovado sobre los clientes y la calidad del proceso ha hecho que muchas organizaciones sigan la pista y comuniquen medidas sobra la satisfacción y quejas de los clientes, los niveles de defectos del proceso y los productos y fechas de entrega no cumplidas.
Conclusión
Considera que el SBI, parte de la visión y estrategias de la empresa. A partir de aquí se definen los objetivos financieros requeridos para alcanzar la visión, y éstos a su vez serán el resultado de los mecanismos y estrategias que rijan los resultados con los clientes. Los procesos internos se planifican para satisfacer los requerimientos financieros y los de clientes. Finalmente, la metodología reconoce que el aprendizaje y crecimiento es la plataforma donde reposa todo el sistema y donde se definen los objetivos planteados por esta perspectiva
* Docente de postgrado de Faces. Gerencia de la Calidad y productividad. Exatec .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada